El Museo Canario repasa la historia de Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel

Imágenes de la exposición de El Museo Canario en el hotel Santa Catalina. Fotos: Barceló.

Las Palmas de Gran Canaria, 21 de febrero de 2020.- Con motivo de la reapertura de Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, El Museo Canario repasa la historia del emblemático hotel. Lo hace con su exposición “Hotel Santa Catalina: Historia de Las Palmas de Gran Canaria”, una muestra organizada por el Centro de Documentación del museo a partir de sus fondos históricos.

A través de los documentos presentados en la exposición, los huéspedes y visitantes pueden comprobar la importancia que este hotel ha tenido en la sociedad grancanaria a lo largo de los años, rememorando épocas históricas e incrementando el nivel de identificación con el nuevo proyecto.

Documentos manuscritos, impresos, mapas, periódicos, revistas, fotografías y grabados históricos ilustran el recorrido cronológico por las diferentes etapas del hotel, comenzando por la elección de lugar ideal para su construcción y culminando en la última remodelación. Así, la edificación, la llegada de los primeros huéspedes, la recepción de personajes ilustres, la emblemática reconstrucción de Miguel Martín-Fernández de la Torre, la propaganda turística o la adaptación a las necesidades del siglo XXI son algunos de los temas que la exposición aborda a través de la cuidada selección de documentos conservados en El Museo Canario.

Un recorrido en el tiempo

El equipo de El Museo Canario ha organizado la muestra dividiéndola en siete grandes áreas temáticas. La primera sección, titulada “Un lugar para un hotel”, da protagonismo a la cartografía, con mapas y planos del entorno del hotel antes y después de su construcción en el siglo XIX. La segunda parte, “The Santa Catalina Hotel”, se centra en la génesis del propio establecimiento, desde la constitución de la empresa encargada de su creación, la Canary Islands Company Limited, hasta la propia construcción del edificio a cargo de James McLaren y Norman Wight. La siguiente sección, “Primeros huéspedes”, repasa el impacto que tuvo en la ciudad la inauguración del hotel, no solo por la llegada de los primeros viajeros, sino también porque sus instalaciones fueron el escenario escogido para numerosos acontecimientos sociales del sector más acomodado de la población local.

La exposición continúa adentrándose en las primeras décadas del siglo XX. En el apartado “Gran Hotel Santa Catalina”, los visitantes pueden comprobar la consolidación del hotel como referente del lujo, representado por los agasajos ofrecidos por la colonia inglesa de Las Palmas al rey Alfonso XIII en la primavera de 1906. Sin embargo, la situación económica internacional propició el fin de esta etapa dorada y el hotel acabó cerrando sus puertas en 1915. En los años que permaneció cerrado, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se hizo con la propiedad del edificio y, años más tarde, con el apoyo Junta Provincial de Turismo, promovió una profunda remodelación con planos del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, que hizo del hotel un verdadero edificio emblemático que reabriría sus puertas mediado el siglo XX, como se detalla en la sección titulada “Nuevo Gran Hotel Santa Catalina”.

La sexta área temática de la exposición, “Viajeros ilustres”, cierra el recorrido por la historia del hotel con una selección de páginas de prensa extraídas de la hemeroteca de El Museo Canario. En ellas se destaca el continuo paso por el Hotel Santa Catalina de innumerables protagonistas de la vida pública, como políticos, artistas, miembros de la realeza o estrellas de la canción y el cine. Todos ellos contribuyeron, a lo largo de los años, a afianzar la fama del hotel como establecimiento exclusivo y a forjar el orgullo local como estación de paso o de destino de personajes populares.

Finalmente, la última parte de la exposición está dedicada al nuevo Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, y se centra también en las últimas publicaciones aparecidas en la prensa para destacar aspectos como su adaptación a las necesidades del nuevo siglo o la recuperación de algunos elementos del hotel histórico que habían sido suprimidos en etapas anteriores.

La exposición está instalada en el salón Miguel Martín-Fernández de la Torre del Santa Catalina Royal Hideaway Hotel (cuya gestión adjudicó la sociedad municipal Hotel Santa Catalina al grupo Barceló), hasta el día 2 de marzo de 2020. Después de esa fecha, permanecerá disponible una muestra formada exclusivamente por paneles informativos.