Barceló anuncia la reapertura del Hotel Santa Catalina como un recuperado emblema cultural de Las Palmas de Gran Canaria

Fachada del Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel. Foto: Barceló

Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel abrió sus puertas este lunes 4 de noviembre, tras un completo proceso de recuperación arquitectónica del histórico inmueble

La sociedad municipal Hotel Santa Catalina adjudicó la gestión del establecimiento en un procedimiento público tutelado para garantizar su adecuada reactivación

Las Palmas de Gran Canaria, 5 de noviembre de 2019.- El Grupo Barceló ha anunciado este martes, 5 de noviembre, en nota de prensa, la reapertura del histórico Hotel Santa Catalina, presentado como «un recuperado emblema cultural» de Las Palmas de Gran Canaria y la sociedad canaria, tras un completo proceso de recuperación arquitectónica y actualización como hotel de lujo en la ciudad.

El comunicado de prensa de Barceló anuncia cómo “Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel [la nueva marca bajo la que Barceló explota el establecimiento] vuelve a abrir sus puertas con la intención de preservar su patrimonio y compartir su historia a través de un concepto que recupera el esplendor y la excelencia de un hotel de lujo clásico”. Se reactiva así un «punto de encuentro de la alta sociedad grancanaria, refugio de innumerables celebridades y mecenas cultural” , que está a punto de cumplir 130 años de historia.

Así, la reapertura esta semana del hotel completa un complejo proceso de más de dos años de duración impulsado por la sociedad municipal Hotel Santa Catalina SA, para designar un nuevo arrendatario e impulsar, de forma asociada al concurso público correspondiente, una necesaria recuperación de un inmueble arquitectónico de carácter histórico: un hotel icónico que precisaba de una imprescindible restauración y una adaptación para prestar servicio como un establecimiento de lujo en la ciudad.

En octubre de 2017 el consejo de administración de la sociedad municipal aprobó la adjudicación de la explotación a Barceló Arrendamientos Hoteleros S.L.U, que obtuvo la mejor puntuación en el concurso público convocado el pasado 16 de junio, con una oferta económica de inversión inicial de 24,5 millones de euros y una renta anual a la ciudad de 600.000 euros. La propuesta técnica fue también la mejor valorada entre las presentadas por un total de cinco licitadores que optaron a la explotación industrial del hotel.

El concejal de Turismo y presidente del Consejo de Administración de la sociedad Hotel Santa Catalina, Pedro Quevedo, destacó ya entonces la transparencia del proceso de licitación, para apuntar que el proyecto ganador garantizaba el futuro del hotel como «una referencia e icono para la ciudad”. Desde 2017 la sociedad pública ha tutelado el proceso de restauración del inmueble, ubicado en pleno corazón del Parque Doramas, al tiempo que impulsaba la licitación y adjudicación del Bodegón del Pueblo Canario al grupo Altamar Hotels & Resorts, que hace un mes abría de nuevo el restaurante y la terraza tras un necesario periodo de obras de restauración.

Reapertura del Hotel Santa Catalina

Hotel Santa Catalina

El Hotel Santa Catalina forma parte del Patrimonio Arquitectónico y Cultural de la Ciudad de Las Palmas de Gran Canaria. Es un conjunto alojativo con un alto grado de protección, lo que ha exigido que cualquier intervención en el mismo haya sido meticulosamente estudiada y valorada y supervisada por la Comisión del Patrimonio Histórico de Gran Canaria.

Inaugurado en 1890 por el arquitecto británico James MacLaren, el hotel ha formado desde entonces parte de una larga tradición turística en la capital grancanaria. No solo es el hotel más antiguo de Las Palmas de Gran Canaria sino de toda Canarias. El motivo de su edificación y apertura se encuentra en esos años de ajetreado paso de los británicos por la ciudad.

Fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 1923, cuando también se compraron los solares anexos donde actualmente se encuentran el Pueblo Canario, el Museo Néstor y el Parque Doramas. Es en el año 1951 cuando se inaugura el nuevo edificio proyectado por Miguel Martín-Fernández de la Torre, cuya configuración global se conserva hasta la actualidad: es uno de los ejemplos significativos y más singulares del movimiento regionalista dentro de la arquitectura de la ciudad del siglo XX.

El inmueble vivió sucesivos procesos de adaptación y reforma, en 1961, 1983 y en la década de los noventa, con una reapertura en 1998. No ha sido hasta junio de 2017 cuando se inició el anuncio de una nueva licitación para su explotación con la categoría de cinco estrellas o equivalente, en régimen de arrendamiento durante los próximos treinta y cinco años. Periodo en curso con el hotel recuperado y remozado.

Desde aquello años de los ingleses han sido muchos los huéspedes distinguidos del Hotel Santa Catalina: Winston Churchill, María Callas, Agatha Christie, Gregory Peck, el príncipe Carlos de Inglaterra, los presidentes españoles Felipe González y José María Aznar, varios miembros de la Familia Real Española, jefes y presidentes de estado o estrellas del espectáculo se han sumado a esta relación de viajeros ilustres, en lo que hoy sigue siendo el primer hotel de cinco estrellas de Las Palmas de Gran Canaria.

204 habitaciones en un hotel de lujo

Con 204 habitaciones y bajo la gestión de Barceló Hotel Group, Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel está llamado a convertirse una vez más en un ejemplo de elegancia, gracias a la conservación y rehabilitación de sus espacios más icónicos, tal como ha resaltado Barceló en su comunicado de prensa. Muestra de ello es el emblemático Patio de las Tortugas, uno de sus espectaculares jardines que abrazan el salón principal del hotel, donde los clientes podrán disfrutar de un área de relajación en un apacible retiro natural.

Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel mantiene viva su historia gracias a un proyecto de restauración de las obras de arte que albergan algunas de sus estancias más significativas. El proceso de rehabilitación ha incluido el tratamiento de lienzos del Siglo XIX y murales realizados en la década de los cincuenta del pasado siglo. Capitaneado por Beatriz Galán, restauradora de obras de arte y experta en conservación preventiva, este proyecto se planteó para abarcar la restauración de obras de varias estancias del hotel como el Bar Carabela, el Salón Arencibia y el emblemático Salón Miguel Martín-Fernández de la Torre, en honor al reconocido arquitecto canario que convirtió el hotel en el icono de lujo que es actualmente.

La mayoría de las obras son firmadas por uno de los grandes pintores muralistas de Canarias, el reconocido artista Jesús Arencibia. Su nombre se suma al de otros grandes maestros del archipiélago que dejaron su huella en él, tales como Manuel Martín González, considerado uno de los mejores paisajistas del siglo XX y Santiago Santana, el último exponente vivo del estilo indigenista canario y reconocido como hijo adoptivo de la capital de Gran Canaria.

Continuando con su patrimonio pictórico, el hotel Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel 5* GL rinde homenaje a sus raíces canarias con un espectacular conjunto de piezas mural, obra del reconocido pintor canario Fernando Álamo, Premio Canarias de las Bellas Artes 2014. Las obras del artista contemporáneo sirven de transición entre la parte clásica e histórica del hotel y la nueva terraza cubierta que se abre al Parque Doramas.

Gastronomía de élite con sello canario

«Con un nombre inspirado en el proyecto pictórico Poema de los Elementos, del reconocido artista grancanario Néstor Martín-Fernández de la Torre, nace el nuevo restaurante Poemas by Hermanos Padrón«, añade Barceló en su anuncio de reapertura del Hotel.

Juan Carlos y Jonathan Padrón, únicos chefs de origen canario con estrella Michelin y dos soles Repsol “han logrado trasladar la esencia de algunos de los cuadros más icónicos del artista a creaciones gastronómicas que no solo destacan por su sabor sino por su atractiva presentación”. Poemas by Hermanos Padrón profundiza en las combinaciones que vinculan el arte con la cocina, apostando por una fusión de ingredientes internacionales y canarios procedentes del mar, la tierra y la naturaleza, creando obras de arte para el paladar.

Ambos hermanos cuentan con prestigiosos reconocimientos gastronómicos, tales como una estrella Michelin en El Rincón de Juan Carlos, situado en Los Gigantes (Tenerife), dos Soles Repsol y el título de Mejor Chef del Futuro, galardón de la Academia Internacional de Gastronomía que ostenta Juan Carlos Padrón.

Alta costura inspirada en la clase británica

El diseñador canario Pedro Palmas ha sido el encargado de confeccionar 13 diseños exclusivos para el personal del hotel. Cada una de las creaciones, realizadas en lana y a medida para cada uno de los empleados, es fruto de una cuidadosa observación de la arquitectura del hotel, la icónica decoración y su clara influencia inglesa. Destaca el uso del tartán, las tonalidades rojas -especialmente el rojo inglés-, el burdeos, el caramelo y el azul marino, colores que evocan a la tradición británica y hacen un guiño al arquitecto irlandés James MacLaren, quien dirigió el proyecto original de edificación del hotel en 1890.

Un hotel con reconocimiento

Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel se confirma como uno de los líderes del sector turístico mundial. El proyecto de rehabilitación le ha valido diferentes reconocimientos a nivel nacional e internacional antes de su reapertura.

Uno de los primeros galardones lo recibió en la última edición de los premios Re Think Hotel, donde fue elegido como uno de los diez mejores proyectos de sostenibilidad y rehabilitación hotelera, un ejemplo de conservación y protección del medioambiente en Gran Canaria así como de recuperación del proyecto original de 1945.

Recientemente, el establecimiento ha sido galardonado en los World Luxury Hotel Awards 2019 como Mejor hotel histórico de lujo de Europa, así como Mejor hotel cultural de lujo del sur de Europa. Ambos reconocimientos destacan la historia, el valor cultural y la tradición de este hotel centenario.

Acerca de Barceló Hotel Group

Barceló Hotel Group, la división hotelera del Grupo Barceló, es la 2ª cadena de España y la 29ª más grande del mundo. Actualmente cuenta más de 250 hoteles urbanos y vacacionales de 4 y 5 estrellas, y más de 55.670 habitaciones, distribuidos en 22 países y comercializados bajo cuatro marcas: Royal Hideaway Luxury Hotels & Resorts, Barceló Hotels & Resorts, Occidental Hotels & Resorts y Allegro Hotels. También forma parte del grupo Crestline Hotels & Resorts, una compañía hotelera independiente con 120 establecimientos.