Nueva visita del consejo de administración de la sociedad municipal a las obras del Hotel

Visita del consejo de administración de la sociedad Hotel Santa Catalina a las obras de remodelación del Hotel. 2 de septiembre de 2019.

Las Palmas de Gran Canaria, lunes 2 de septiembre de 2019.- El consejo de administración de la sociedad municipal Hotel Santa Catalina procedió este lunes, de 2 de septiembre de 2019, a realizar una nueva visita a las obras de recuperación del emblemático Hotel Santa Catalina. Unos trabajos que se encuentran ya en su última fase, y que muestran un estado notablemente avanzado.

De este modo, los integrantes de la sociedad pública, responsable de la gestión del entorno que conforman el Hotel y el Pueblo Canario, se mantiene puntualmente al tanto de unas obras que permitirán volver a poner en uso un establecimiento cuya gestión fue adjudicada al grupo Barceló. Esta firma, que ejecuta los trabajos, inaugurará este año el Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, nueva marca bajo la cual se comercializará el histórico recinto.

Los miembros del consejo, con su presidente y concejal de Turismo de Las Palmas, Pedro Quevedo, al frente de la comitiva, evaluaron el estado de las obras, en un recorrido a lo largo de todas las instalaciones del hotel.

El Santa Catalina, inaugurado en 1890, fue remozado a comienzos del Siglo XX bajo los parámetros del arquitecto Miguel Martín-Fernández de la Torre, inspirado a su vez en los conceptos del estilo neocanario concebido junto a su hermano Néstor, pintor y artista modernista que reformó el tipísmo bajo un innovador concepto estético orientado al turismo. Una idea que también presidió la construcción del Pueblo Canario, cuyo Bodegón, gestionado por el grupo Altamar Hotel & Resorts, reabrirá en próximas fechas completamente remozado.

La filosofía que ha inspirado las obras en el Santa Catalina y el Pueblo Canario ha sido, bajo la gestión de la sociedad municipal, la de conservar los valores patrimoniales de este enclave, mantener los rasgos distintivos de la arquitectura neocanaria y relanzar el potencial de servicio de estos espacios, adaptados en cada caso a su uso inminente.

En lo que atañe al hotel, la reforma permitirá que Las Palmas de Gran Canaria pueda volver a contar con un establecimiento de lujo de primer nivel (cinco estrellas), con un gran valor histórico y distintivo del sector turístico en la ciudad.