El Ayuntamiento concluye las obras de rehabilitación del Bodegón del Pueblo Canario

Visita al Bodegón del Pueblo Canario de los concejales Pedro Quevedo y José Eduardo Ramírez. Abril de 2019.

El consejo de administración de la Sociedad Hotel Santa Catalina adjudica la explotación del establecimiento a Altamar

Pedro Quevedo: “Recuperamos un espacio que ha sido un lugar de encuentro para la ciudad, y que ahora lo va a volver a ser”

Las Palmas de Gran Canaria, miércoles 1 de mayo de 2019-. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha concluido la rehabilitación del Bodegón del Pueblo Canario, que ya ha sido recibido por la Sociedad Municipal Hotel Santa Catalina. El establecimiento será explotado por Altamar (Central de Servicios Hoteleros de Puerto Rico), empresa a la que el consejo de administración de la entidad pública adjudicó la gestión del Bodegón en su última sesión, celebrada el pasado 24 de abril. El presidente del consejo, y concejal de Turismo, Pedro Quevedo, ha visitado esta semana las remozadas instalaciones, junto al concejal de Promoción Económica y del Distrito Centro, José Eduardo Ramírez. Quevedo subrayó que con el fin de los trabajos «recuperamos un espacio que ha sido un lugar de encuentro para la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria, y lo va a volver a ser con total seguridad».

Los trabajos de rehabilitación han sido ejecutadas por la empresa Pérez Moreno S.A.U, y se incluyen dentro del proyecto de renovación integral del Pueblo Canario, ideado originalmente por Néstor y Martín Fernández de la Torre. Con la conclusión de los trabajos Quevedo manifestó que «la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria está de enhorabuena. Finalmente han concluido las obras de recuperación del Bodegón del Pueblo Canario: un bien de interés cultural sometido a una situación de degradación absolutamente inadmisible, que nos ha avergonzado a todos durante años».

Hotel Santa Catalina Sociedad Anónima asume el inmueble, tras las actuaciones desarrolladas por el departamento de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria. Ahora, comentó Quevedo, «es el momento de comenzar a darle vida a este lugar emblemático. La sociedad», anunció, «ya ha adjudicado la explotación del espacio a Altamar, una firma con la que estamos absolutamente satisfechos, porque su nivel de implicación es total».

«El Bodegón es mucho más que un espacio gastronómico», añadió Pedro Quevedo, «va mucho más allá de esa actividad. Estamos en un espacio emblemático que además debe tener asociadas otras actividades. Algunas lúdicas, algunas ligadas al folklore. Recuperamos un espacio que ha sido un lugar de encuentro para la ciudadanía de Las Palmas de Gran Canaria, y lo va a volver a ser con total seguridad».

La adjudicación del Bodegón

El consejo de administración de la sociedad Hotel Santa Catalina resolvió finalmente el proceso de licitación pública iniciado en el pasado mes de diciembre en torno al Bodegón del Pueblo Canario, para adjudicar en su sesión de este 24 de abril a la firma Altamar (Central de Servicios Hoteleros de Puerto Rico) la explotación del establecimiento. Altamar había sido la única empresa en optar al concurso público, y ha ido cumpliendo con las distintas fases de apertura de ofertas (técnica y económica), para finalmente obtener el visto bueno de la entidad pública y asumir en próximas fechas la gestión comercial del Bodegón.

El pliego aprobado en noviembre para definir las condiciones de la licitación ya planteaba una puntuación del 60% para la propuesta económica, con un arrendamiento mínimo de 90.000 euros anuales, y un 40% la propuesta técnica. El adjudicatario, no obstante, contará con una reducción del 30% el primer año, un 20%, el segundo y un 10% el tercer año. A partir de la cuarta anualidad pagará el 100% de la renta estipulada. El contrato de adjudicación tiene una vigencia de siete años, prorrogable hasta un máximo de diez.

En cuanto a la propuesta técnica, la explotación del Bodegón del Pueblo Canario, el arrendatario se ajusta a los estándares y parámetros de máxima calidad tanto en el mobiliario y servicio, así como en los productos utilizados para restauración, bar y cafetería, bajo criterios de eficacia y eficiencia, con la máxima diligencia y profesionalidad, y en cumplimiento de la documentación contractual, de conformidad con su buen saber y entender derivados de su reconocida experiencia y prestigio en el sector. El Bodegón del Pueblo Canario, además, permanecerá abierto al público a lo largo de todo el año, salvo causas de fuerza mayor o autorización expresa por parte de la sociedad municipal Hotel Santa Catalina S.A.

Un comité de valoración, formado por expertos en la obra de Miguel y Néstor Martín-Fernández de la Torre y en patrimonio, además de profesionales en el sector gastronómico y de la restauración, ha sido el encargado de evaluar la propuesta, según acordó el consejo de administración del Hotel Santa Catalina previamente.

La rehabilitación del Pueblo Canario

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria emprendió el proyecto de rehabilitación del Pueblo Canario a finales de 2017. La primera fase consistió en el tratamiento de las cubiertas, el arreglo de las humedades debido a los jardines cercanos, la consolidación de las estructuras, así como los ensayos para garantizar la estabilidad estructural de todo el conjunto. En la fase posterior de los trabajos se procedió a recuperar el Bodegón, para su uso como restaurante y lugar de encuentro ciudadano.

La renovación del Pueblo Canario se ha realizado de forma paralela a la rehabilitación del histórico Hotel Santa Catalina, cuya gestión fue adjudicada por la Sociedad del Hotel Santa Catalina al grupo Barceló. Las obras en el hotel se encuentran en sus últimas fases, antes de su reapertura al publico como un establecimiento de cinco estrellas emblemático para el turismo en la ciudad, bajo la marca Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel.

Todo el conjunto arquitectónico en mitad del Parque Doramas (hotel y Pueblo Canario) conforman un importante legado del artista Néstor Martín-Fernández de la Torre y su hermano, el arquitecto Néstor Martín-Fernández de la Torre, cuyo diseño se sitúa a finales del Siglo XIX. La renovación impulsada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la Sociedad Municipal Hotel Santa Catalina han perseguido actualizar estos enclaves de valor icónico y patrimonial para la ciudad, respetando las líneas maestras de su espíritu original.

Las actuaciones urbanísticas en el Pueblo Canario han demandado una inversión superior al millón de euros. Los trabajos han estado financiados con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias (FDCAN). La entidad pública asume la gestión del Bodegón, y ya ha contratado los servicios de vigilancia de las dependencias.